You Are Here: Home » Opinión » ¿Dijo Jesús que algunos nacen homosexuales? Mateo 19:10-12

¿Dijo Jesús que algunos nacen homosexuales? Mateo 19:10-12

Por la Iglesia de la comunidad metropolitana en Argentina.

Aquí Jesús se refiere a que “hay eunucos que así nacieron desde el seno de su madre”. Esta terminología (nacieron eunucos) se usaba en el mundo antiguo para referirse a los varones homosexuales. Jesús indica  que haber “nacido eunuco” es un regalo de Dios.

Explicando Mateo 19:10-12

Algunos cristianos afirman con todo convencimiento, que Dios no creó a los homosexuales “así como son”. Esto es importante porque ellos piensan que si Dios creó a los gays “así como son”, rechazarlos sería igual a rechazar el trabajo de la Creación de Dios. Así que para que su argumento tenga peso, algunos cristianos se regodean diciendo que “Dios hizo a Adán y Eva, no a Adán y Esteban”.  Y por supuesto, citan con frecuencia las palabras de Jesús en Mateo 19: 4-5, donde responde a una pregunta sobre si es permitido el divorcio:

“respondiendo El, dijo: ‘¿No habéis leído que aquel que los creó, desde el principio los hizo varón y hembra”, y añadió: “Por esta razón el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?’ ”

De estas palabras, algunos cristianos sacan su conclusión de que la heterosexualidad es la norma de la Creación, y que por tanto, el matrimonio heterosexual es el único medio legítimo por el cual la gente puede formar relaciones amorosas. Irónicamente, las propias palabras de Jesús en el mismo pasaje bíblico, refutan tales conclusiones.

Al continuar el diálogo, los discípulos de Jesús se mortifican por sus estrictas enseñanzas sobre el divorcio. Los discípulos dicen que si el divorcio no es una opción, quizá mejor convendría que el hombre no se casara con la mujer. A lo que Jesús responde:

“Pero Jesús les dijo: No todos  pueden aceptar este precepto, sino  sólo aquellos a quienes les ha sido dado. Porque hay eunucos que así nacieron desde el seno de su madre, y hay eunucos que fueron hechos eunucos por los hombres, y también hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que pueda aceptar esto, que lo acepte.”  (Mateo 19:11-12)

Aquí identifica Jesús tres clases de hombres que no debieran casarse con mujer (eunucos). Si tomamos estas categorías en orden inverso: Primero están aquellos que se hicieron a sí mismos “eunucos” por causa del Reino de los cielos, por ejemplo, quienes renuncian al matrimonio para poder servir mejor a Dios, tal vez como misioneros en la selva africana, por ejemplo. Segundo, menciona a quienes “fueron hechos eunucos por los hombres”, en una aparente referencia a los varones que eran castrados, muy típico en varones que acompañaban el harén del rey. Pero Jesús menciona una  tercera categoría –  los eunucos que así nacieron. Algunos podrían argumentar que Jesús se refería a los varones que nacen sin testículos, pero esto sería extremadamente raro. Más aún, la interpretación ignora cómo el término “nacidos eunucos” se usaba en otra literatura de la época.

En el mundo antiguo, incluyendo a la Antigua cultura Judía (como lo refleja el Talmud), a los eunucos “naturales” o “de nacimiento” nunca se les asoció con la falta de testículos. En vez de ello, se referían a las características estereotipadas del afeminamiento y la conducta amanerada (como con muchos hombres gay de la era moderna). Más aún, como también ya lo vimos, los eunucos eran asociados comúnmente con el deseo homosexual.

Como una persona razonablemente informada en su tiempo, Jesús tuvo que haber sido consciente de esta forma común de ver a los eunucos. Y con todo ello, afirma categóricamente que algunas personas simplemente son así de nacimiento. Las implicaciones de sus afirmaciones son profundas – Dios creó a las personas gay tal como son. Jesús así lo afirma.

Jesús NO siente necesidad de “curar” a los eunucos que son así de nacimiento. Jesús NO habla palabras de condenación. En vez de ello, nombra a las personas nacidas gay junto a otras de honroso nivel (eunucos a causa del reino de los cielos), y los acepta como parte natural del orden de la Creación de Dios.

Entonces, cuando Mateo 19 se lee en conjunto, vemos que Jesús enseña que la mayor parte de las personas fueron creadas para el matrimonio heterosexual (y nosotros aceptamos esto como el paradigma predominante de la creación de Dios).

Pero, a diferencia de algunos cristianos modernos, Jesús no ve a la heterosexualidad como la única forma honorable de vivir. Él reconoce que algunos seres humanos han sido creados por Dios para seguir un camino quizá no tan común, pero igualmente legítimo. Hay algunos que han nacido así del vientre de su madre –y hechos así por Dios.

Las Iglesias de la Comunidad Metropolitana planteamos la necesidad de una interpretación bíblica que tenga al paradigma histórico-crítico y la teología liberadora como estandartes, también encontramos la presencia de pasajes positivos para las minorías sexuales.

– David y Jonatan. Si bien sería premeditado asegurar la existencia de una relación homosexual entre estos dos personajes. Ningún biblista serio podría negar la “relación especial” entre David y Jonatan. A través de toda su existencia realizaron varios pactos (al estilo de pacto matrimonial). Hay varios pasajes que podrían citarse parece oportuno mencionar la declaración de David al momento de la muerte de Jonatan: “tu amor fue para mi mas maravilloso que el amor de las mujeres” (2º Sam 1:26) y sabemos que David tenia punto de comparación ya que tenía 8 esposas y 10 concubinas. Asimismo, la declaración de Saúl, deja en evidencia la visión de un padre bastante homofóbico (1º Sam 20:30): “Saúl se enfureció con Jonatán (y dijo): ¡Hijo de mujer perversa y rebelde! ¿Crees que no sé que escogiste al hijo de Isaí (David), para vergüenza tuya y para la vergüenza de la desnudez de tu madre?” Otra vez, este texto no confirma la existencia de una relación homosexual, pero vemos como Saúl relaciona el comportamiento de su hijo con la esfera sexual.

– Rut y Noemí. Hay varios puntos interesantes con respecto a este libro, que si bien es una historia de amor, no es entre Rut y Boaz (su esposo), esta relación, lejos de ser amorosa, es más bien un asunto de preservación de la descendencia y la tierra de la familia, lo que si esta mas que claro, es que el libro presenta el mas conmovedor de los pactos de amor y fidelidad, que Rut expresa a Noemí (y no por Boaz) y que hoy en día es utilizado en prácticamente todas las bodas heterosexuales “Porque dondequiera que  tu vayas, yo iré, y dondequiera que tu habites, habitaré, tu pueblo será mi pueblo y tu Dios, será mi Dios. Donde tu mueras, moriré yo, y allí seré sepultada. ¡Que me castigue Dios con toda severidad si me separase de ti algo que no sea la muerte” (Rut 1:16,17).

En ambos casos, lo importante no es probar la existencia de una relación homosexual/lésbica, sino presentar que ante la existencia de dudas en cuanto a la interpretación de distintos textos bíblicos, algunos eruditos argumentan para sostener algunas cuestiones que se podrían juzgar hasta “fantasiosas”, sin embargo en estos vínculos tan “especiales” entre David y Jonatan y entre Rut y Noemí, pocos son los que presentan, y no decimos el hecho consumado, sino la posibilidad de una relación “mas que de amistad” entre los/las involucrados/as.

Leave a Comment

© 2012 Observatorio Diversidad Sexual

Scroll to top